• +51 986 686 066
  • info@clinicadeojosopero.com
  • Lun - Sab: 5 pm - 9 pm
c_implantesvalvulares_header
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Una buena solución para la pérdida de la visión irreversible y que no tiene tratamiento. Afortunadamente en la actualidad pocas enfermedades o accidentes traumáticos pueden terminar en un ojo sin visión, deformado o doloroso.

En estos casos de daño severo es preferible sustituir el ojo irrecuperable por un ojo artificial que, aunque no tenga visión, elimina el dolor y mejora considerablemente la estética.

Cuando tratamos estos casos, el globo ocular dañado se sustituye por un implante orbitario esférico que queda permanentemente alojado en la órbita.

¿Cómo son los implantes?

El implante ocular pretende reponer el volumen del globo ocular y también su movimiento. Puede ser de diversos materiales: polietileno, biocerámica, hidroxiapatita, silicona.

La selección del material, la forma y el tamaño del implante se realiza cuidadosamente según las características de cada paciente. Una vez el implante está integrado en la órbita el siguiente paso es la adaptación de la prótesis ocular, que será la responsable del aspecto externo del ojo.

La prótesis es una especie de cascarilla que tiene representado un iris artificial de apariencia muy real. Se puede quitar y poner a semejanza de una lentilla de contacto y requiere un mantenimiento mínimo.

El aspecto cosmético suele ser tan bueno que a veces cuesta distinguirlo de un ojo real.

Generalmente, luego de la cirugía ocular, el doctor colocará una lente denominada conformador ocular transparente que ayudará a conformar los fondos de saco y facilitará una rápida cicatrización. En ambas técnicas quirúrgicas se recomienda un tiempo post-operatorio de entre 5 y 6 semanas antes de comenzar la adaptación de la prótesis ocular, para permitir una correcta cicatrización de los tejidos. En este lapso, si el paciente lo requiere, es posible colocar una prótesis provisoria para obtener una estética razonable, antes de adaptar la prótesis definitiva a medida pintada a mano delante del paciente.

En la adaptación de cada prótesis ocular se realiza un gran trabajo para alcanzar la simetría palpebral, y optimizar la estética final considerando los contornos y pliegues palpebrales. En la parte interna, la prótesis “copia” el contorno del implante ocular, maximizando así la movilidad de la prótesis ocular y optimizando el confort de uso.

Por su parte el color también es trabajado artesanalmente, copiando los detalles de cada parte del ojo: la corona pupilar, el estroma y el limbo. Cada paciente es capacitado para que pueda fácilmente colocar y sacar su lente y saber como realizar el cuidado y limpieza de la misma.

Share this post with your friends

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.