Pterigión

¿Qué es el Pterigión?

Es un crecimiento fibrovascular que invade la córnea desde la conjuntiva, produce no sólo alteraciones estéticas sino además sensación de cuerpo extraño, ardor y alteraciones visuales por astigmatismo inducido o por cubrir el eje visual. Está relacionado con la conjuntivitis preexistente o microtrauma.

Factores asociados

En la práctica, los factores que se asocian con mayor frecuencia a la aparición de pterigion son los antecedentes familiares y los factores ambientales, la exposición al sol, la sequedad del ambiente, el viento y el polvo.

Detalles de la cirugía

La microelectrocauterización con plastia de conjuntiva es la mejor alternativa para cirugía de pterigión. Este tratamiento busca eliminar de manera definitiva el pterigión de la superficie ocular y hacer una microcirugía plástica para que la conjuntiva vuelva a tener las características de una conjuntiva sana.

El éxito en el resultado de la cirugía de pterigión depende en gran parte de la técnica que se utilice. Con la técnica convencional, donde no se realizan plastias la probabilidad de que el pterigión vuelva a salir es muy alta, pero con la técnica moderna que utiliza la microelectrocauterizacion de la raíz de los vasos sanguíneos del pterigión y el injerto autólogo, disminuye enormemente este hecho.

Un factor muy importante es la prontitud del tratamiento. Entre más avance el pterigión mayor cicatrización y probabilidad de recurrencia tendrá, por esto no es conveniente esperar demasiado para la cirugía.

No existe tratamiento médico, local o general, que haga desaparecer el pterigión, la única alternativa es la cirugía y se debe realizar en las siguientes condiciones: Cuando produce molestias al paciente, es incómodo estéticamente y evoluciona o crece de manera evidente.

Por último, es importante tener presente que cuando se empieza a disminuir la visión o cuando el pterigión amenaza con invadir el eje pupilar o el centro del ojo es una urgencia.

Resultados

El resultado de la cirugía se notará aproximadamente al mes de realizar el procedimiento. Cuando el pterigión es muy grande puede quedar una leve evidencia de la existencia previa del mismo. Normalmente se manifiesta con una pequeña línea blanca sobre el lugar del pterigión.

La cirugía de pterigión NO es un procedimiento refractivo, por lo tanto, la agudeza visual no mejorará después de la cirugía.

Después de la intervención quirúrgica es necesario evitar los factores irritantes como la exposición al sol y a ambientes contaminados y así evitar que el pterigión aparezca nuevamente.

Estrabismo

El estrabismo es un problema visual que hace que los ojos no estén alineados correctamente y apunten en diferentes direcciones. Un ojo puede mirar hacia delante, mientras que el otro se vuelve hacia adentro, afuera, hacia arriba o abajo. El giro del ojo puede ser consistente o puede ir y venir. La alineación correcta puede intercambiar o alternarse de un ojo al otro.

La esotropía infantil, durante la cual un ojo se vuelve hacia adentro, es un tipo común de estrabismo en los niños. Los niños pequeños con esotropía no pueden usar los dos ojos al mismo tiempo. La esotropía acomodativa, es la forma más común de isotropía desarrollada durante la infancia, por lo general entre niños de dos años de edad en adelante. Con este tipo de estrabismo, los ojos se vuelven hacia adentro cuando el niño enfoca sus ojos para ver con claridad. Este cruzamiento de los ojos puede ocurrir cuando se enfoca a distancia, de cerca, o ambas.

¿Cuáles son las causas?

Los seis músculos del ojo que controlan el movimiento ocular están unidos a la parte exterior de cada ojo. En cada ojo, un músculo mueve el ojo hacia la derecha y otro hacia la izquierda. Los otros cuatro músculos mueven el ojo hacia arriba o hacia abajo, y en ángulo.

Para alinear y enfocar los dos ojos hacia un solo objetivo, todos los músculos del ojo deben estar equilibrados y trabajando juntos. Con el fin de que los ojos se muevan juntos, los músculos de ambos ojos deben estar coordinados. El cerebro controla los músculos.

Cuando existe una visión normal, los dos se dirigen hacia el mismo lugar. El cerebro convierte las dos imágenes en una tridimensional. Esta imagen en tres dimensiones nos da la percepción de la profundidad.

¿Cuál es el tratamiento adecuado?

El tratamiento para el estrabismo se concentra en corregir el alineamiento de los ojos y restaurar la visión binocular (visión con los dos ojos). En algunos casos de estrabismo, unos anteojos pueden ser prescritos para ayudar a corregir el alineamiento de los ojos del niño. Otros tratamientos pueden requerir cirugía para corregir el desequilibrio de los músculos de los ojos o para extraer una catarata. El uso de un parche, o hacer borroso al ojo fuerte son técnicas usadas a menudo para mejorar la ambliopía.

¿Cómo se realiza una cirugía de estrabismo?

El globo ocular no se retira de su cavidad durante cualquier tipo de cirugía. El oftalmólogo hace una pequeña incisión en el tejido que recubre el ojo para llegar hasta los músculos del ojo.

Los músculos del ojo son despegados de la pared del ojo y reposicionados durante la cirugía, dependiendo de la dirección del giro del ojo. Puede ser necesario realizar una cirugía en uno o ambos ojos.

Es posible que se necesiten anteojos después de la cirugía. En algunos casos, más de una cirugía puede ser necesaria para corregir la alineación de los ojos.

Implantes Oculares

Una buena solución para la pérdida de la visión irreversible y que no tiene tratamiento. Afortunadamente en la actualidad pocas enfermedades o accidentes traumáticos pueden terminar en un ojo sin visión, deformado o doloroso.

En estos casos de daño severo es preferible sustituir el ojo irrecuperable por un ojo artificial que, aunque no tenga visión, elimina el dolor y mejora considerablemente la estética.

Cuando tratamos estos casos, el globo ocular dañado se sustituye por un implante orbitario esférico que queda permanentemente alojado en la órbita.

¿Cómo son los implantes?

El implante ocular pretende reponer el volumen del globo ocular y también su movimiento. Puede ser de diversos materiales: polietileno, biocerámica, hidroxiapatita, silicona.

La selección del material, la forma y el tamaño del implante se realiza cuidadosamente según las características de cada paciente. Una vez el implante está integrado en la órbita el siguiente paso es la adaptación de la prótesis ocular, que será la responsable del aspecto externo del ojo.

La prótesis es una especie de cascarilla que tiene representado un iris artificial de apariencia muy real. Se puede quitar y poner a semejanza de una lentilla de contacto y requiere un mantenimiento mínimo.

El aspecto cosmético suele ser tan bueno que a veces cuesta distinguirlo de un ojo real.

Generalmente, luego de la cirugía ocular, el doctor colocará una lente denominada conformador ocular transparente que ayudará a conformar los fondos de saco y facilitará una rápida cicatrización. En ambas técnicas quirúrgicas se recomienda un tiempo post-operatorio de entre 5 y 6 semanas antes de comenzar la adaptación de la prótesis ocular, para permitir una correcta cicatrización de los tejidos. En este lapso, si el paciente lo requiere, es posible colocar una prótesis provisoria para obtener una estética razonable, antes de adaptar la prótesis definitiva a medida pintada a mano delante del paciente.

En la adaptación de cada prótesis ocular se realiza un gran trabajo para alcanzar la simetría palpebral, y optimizar la estética final considerando los contornos y pliegues palpebrales. En la parte interna, la prótesis “copia” el contorno del implante ocular, maximizando así la movilidad de la prótesis ocular y optimizando el confort de uso.

Por su parte el color también es trabajado artesanalmente, copiando los detalles de cada parte del ojo: la corona pupilar, el estroma y el limbo. Cada paciente es capacitado para que pueda fácilmente colocar y sacar su lente y saber como realizar el cuidado y limpieza de la misma.

Retina

¿Qué tienen en común la retina y el vítreo?

La retina es el tejido nervioso que recubre el interior del ojo. En la retina se localiza la primera neurona de la vía visual. La información que recoge se transmite al cerebro a través del nervio óptico. Y el vítreo es un gel colágeno que rellena la cavidad vítrea en el interior del ojo humano. Ese gel tiene zonas de anclaje que le hacen estar unido a la retina y al borde de los vasos retinianos.

Según va pasando el tiempo o por diversos factores como la miopía o traumatismos, el vítreo va sufriendo un proceso de deshidratación y cambio en su estructura que lo hace retraerse y formar condensaciones que quedan flotando y que hace que se separe de las zonas de unión que tenía con la retina.

Por si sola no es una enfermedad que haga peligrar la visión, pero si puede ser el reflejo de otras alteraciones más severas de la retina.

Síntomas

Cuando se desprende el vítreo posterior, los síntomas más frecuentes son sombras móviles en forma de telarañas o puntos negros flotantes que molestan o dificultan la fijación de la mirada. En algunas ocasiones estas sombras pueden ir acompañadas de destellos o fogonazos de luz que indican que las uniones del gel con la retina están generando tracciones que pueden ser peligrosas.

En el caso de la retina, su principal enfermedad es la degeneración macular asociada a la edad, degenerativa ligada al envejecimiento. Aunque también se encuentra la retinopatía diabética, enfermedad que pueden desarrollar los enfermos de diabetes que en caso de no ser tratada puede terminar en ceguera.

Otro tipo de complicaciones severas son membranas epirretinianas, los agujeros y edemas maculares, las llamadas moscas volantes o los desprendimientos de retina.

¿Cuál es su tratamiento?

A pesar de las molestias que ocasionan las sombras que ve el paciente, el desprendimiento del vítreo no requiere tratamiento. Lentamente, el gel sufre un proceso de dilución y de depósito, que junto con la adaptación cerebral hace que con el paso del tiempo las sombras se vayan dejando de ver.

El tratamiento solo es requerido si en el movimiento del gel o en la separación con las zonas de anclaje se forman agujeros o desgarros que hayan dañado la retina. En ese caso es necesario reforzar la zona con láser Argón para generar una barrera alrededor de la zona debilitada y evitar un desprendimiento de la capa retiniana.

Es necesario el control de la evolución, ya que durante las primeras semanas es cuando mayor riesgo hay de daño de la retina. Por eso, aunque la exploración en el momento del diagnóstico haya sido normal, ante cualquier cambio de los síntomas es fundamental volver a repetir la exploración del ojo. Los signos de alarma son: Destellos de luz muy consecutivos que no cesan, aparición de más sombras móviles, disminución de visión o alteración en una parte del campo visual.

Vitrectomía

La vitrectomía es una técnica de microcirugía ocular que se utiliza para extraer el vítreo, es decir, el gel transparente que rellena la cavidad ocular. Se trata de un procedimiento que permite que pacientes que pierden la visión, puedan mantenerla o recuperarla a niveles muy satisfactorios.

La técnica está indicada para curar enfermedades propias del vítreo pero, aun estando el vítreo en buenas condiciones, puede ser necesario extraerlo para trabajar directamente sobre la retina y tratar otras enfermedades que afecten a este tejido.

¿Qué enfermedades se tratan con una vitrectomía?

 

– Retinopatía diabética

– Desprendimiento de retina

– Heridas oculares o traumatismos

– Agujeros maculares y múltiples degeneraciones maculares

– Problemas secundarios o inflamaciones del ojo

– Patologías relacionadas con la alta miopía

– Complicaciones después de operaciones de cataratas

– Complicaciones derivadas de la uveítis

Cirugía

El cirujano realiza tres microincisiones (menos de 1 mm) en la esclera o pared externa del globo ocular, a través de las cuales se accede a la cavidad vítrea y se introducen delicados instrumentos para practicar la intervención.

Durante la cirugía, en algunos pacientes se inyecta gas en la cavidad ocular, que favorece el proceso de reparación de la retina y que se va absorbiendo progresivamente. En otras ocasiones, en lugar de gas se usa aceite de silicona, que no desaparece naturalmente y que puede tener que extraerse en una segunda operación, pasados unos meses, siempre y cuando el oftalmólogo lo aconseje.

La vitrectomía se lleva a cabo con anestesia local y dura entre una y dos horas, dependiendo de la patología. A veces se combina con otros procedimientos paralelos, como la cirugía de catarata o el trasplante de córnea, si también se requiere actuar sobre otros tejidos.

Después de la intervención

Normalmente se retira el parche oclusivo del ojo al día siguiente. Es posible que el paciente note molestias leves tras la operación, como sensación de cuerpo extraño o roce al parpadear, ojo rojo e hinchazón palpebral.

Luego de esta cirugía de vitrectomía se mantiene el ojo ocluido normalmente hasta el día siguiente en que el ojo ya queda destapado. Se indican gotas antibióticas y antiinflamatorias y el paciente puede realizar su vida prácticamente normal, evitando deportes por un tiempo prudencial.

En el caso de tener aire o gas se pedirá que evite dormir boca arriba por dos motivos: para evitar el contacto permanente de este sobre el cristalino que puede generar catarata y para que cumpla su función de presionar la retina contra la pared del ojo para que esta se cicatrice.

Debe tenerse en cuenta que la recuperación no es inmediata y que los primeros resultados se aprecian tras varias semanas o meses. En los casos en los que se inyecta gas o aceite de silicona, la presencia de estas sustancias provoca mala visión, que va mejorando gradualmente.

Riesgos

Los riesgos de una vitrectomía son menores que los beneficios que se esperan para mejorar la visión después de la intervención. Algunos de los posibles riesgos son sangrado postoperatorio, desprendimiento de retina, aumento de la presión ocular en el postoperatorio, catarata o infección.g

Abrir chat