Catarata

La catarata es una opacidad del cristalino del ojo. Cuando vemos algo, los rayos de luz viajan a nuestro ojo a través de la pupila y se enfocan sobre la retina por medio del lente. El lente debe ser transparente con el fin de poder enfocar la luz adecuadamente sobre la retina. La condición de opacidad o enturbiamiento del lente se llama catarata.

Si su visión se ha vuelto borrosa, turbia o débil, o las cosas que ve no son tan brillantes o coloridas como solían verse, una catarata puede haberse desarrollado en uno o ambos ojos. Muchas personas describen la visión con cataratas como algo similar a ver a través del parabrisas sucio de un auto.

A medida que una catarata lentamente comienza a desarrollarse, es posible que usted no note ningún cambio en su visión, pero a medida que la catarata progresa, puede empezar a encontrar que interfiere con sus actividades diarias.

 

Cirugía Plástica Ocular

La cirugía plástica ocular garantiza el mejor tratamiento de patologías tanto estéticas como funcionales. Es una subespecialidad oftalmológica reciente y poco conocida, que se ocupa de patologías y defectos estéticos o funcionales relacionados con las órbitas oculares, los párpados y las vías lagrimales, así como de la parte media y superior del rostro.

Las posibilidades estéticas de la cirugía plástica ocular son múltiples y van desde la intervención para corregir el exceso de grasa en los párpados hasta la corrección de ojeras, arrugas perioculares o de la parte superior del rostro.

Principales alteraciones en los ojos

La morfología de nuestros párpados no solo condiciona nuestro aspecto físico, sino que sus alteraciones pueden producir disfunciones en la vista. Las principales alteraciones de párpados y zonas periféricas del ojo son:

– Obstrucción de vías lacrimales, es una enfermedad frecuente, que causa lagrimeo e infecciones.

– Párpado caído o ptosis palpebral, que afecta a la estética, pero también disminuye el campo visual.

– Ectropión y entropión, que provocan irritaciones, lagrimeo e incluso úlceras en la córnea.

– Anomalías en el movimiento de los ojos, como blefarospasmo y lagoftalmos, de más complicado tratamiento.

– Problemas inflamatorios, como la blefaritis leves u otras más graves con origen hipertiroideo.

– Envejecimiento ocular, ya que el rostro refleja los signos de envejecimiento de forma más clara.

Las operaciones de cirugía plástica en los ojos suelen mejorar notablemente muchos de los problemas mencionados. Son operaciones con muy buenos resultados, pero que deben realizarse con gran precisión para no afectar a las funciones visuales.

La obstrucción de vías lagrimales, dolencia muy común, se trata quirúrgicamente mediante una técnica llamada dacriocistorrinostomía, con una tasa de éxito muy elevada.

Los movimientos involuntarios de los párpados, muy poco frecuentes, tiene más difícil tratamiento, pero suelen controlarse con infiltraciones periódicas de toxina botulínica sobre el músculo orbicular.

¿Cuáles son los signos de envejecimiento ocular?

Los signos de envejecimiento son importantes en la cara, y se hacen más visibles en la zona de los ojos. Como los siguientes:

Bolsas en los párpados inferiores, debido generalmente a que la grasa que está dentro de la órbita se hernia hacia afuera produciendo un abultamiento bajo la piel de los párpados. No producen alteraciones en la vista.

Para mitigarlos el tratamiento suele ser quirúrgico (blefaroplastia), ya que no hay cremas milagrosas que hagan desaparecer las bolsas en los ojos, ni el exceso de piel en los párpados. La piel sobrante debe retirarse, pero permitiendo el cierre perfecto de los párpados, ya que si no podrían originarse problemas de ojo seco o úlceras corneales.

Arrugas en la región periocular, frecuentes en el entrecejo y las llamadas patas de gallo. Para suavizar estas arrugas se utiliza toxina botulínica y ácido hilaurónico con uso terapéutico en oftalmología y estética.

Estrabismo

El estrabismo es un problema visual que hace que los ojos no estén alineados correctamente y apunten en diferentes direcciones. Un ojo puede mirar hacia delante, mientras que el otro se vuelve hacia adentro, afuera, hacia arriba o abajo. El giro del ojo puede ser consistente o puede ir y venir. La alineación correcta puede intercambiar o alternarse de un ojo al otro.

La esotropía infantil, durante la cual un ojo se vuelve hacia adentro, es un tipo común de estrabismo en los niños. Los niños pequeños con esotropía no pueden usar los dos ojos al mismo tiempo. La esotropía acomodativa, es la forma más común de isotropía desarrollada durante la infancia, por lo general entre niños de dos años de edad en adelante. Con este tipo de estrabismo, los ojos se vuelven hacia adentro cuando el niño enfoca sus ojos para ver con claridad. Este cruzamiento de los ojos puede ocurrir cuando se enfoca a distancia, de cerca, o ambas.

¿Cuáles son las causas?

Los seis músculos del ojo que controlan el movimiento ocular están unidos a la parte exterior de cada ojo. En cada ojo, un músculo mueve el ojo hacia la derecha y otro hacia la izquierda. Los otros cuatro músculos mueven el ojo hacia arriba o hacia abajo, y en ángulo.

Para alinear y enfocar los dos ojos hacia un solo objetivo, todos los músculos del ojo deben estar equilibrados y trabajando juntos. Con el fin de que los ojos se muevan juntos, los músculos de ambos ojos deben estar coordinados. El cerebro controla los músculos.

Cuando existe una visión normal, los dos se dirigen hacia el mismo lugar. El cerebro convierte las dos imágenes en una tridimensional. Esta imagen en tres dimensiones nos da la percepción de la profundidad.

¿Cuál es el tratamiento adecuado?

El tratamiento para el estrabismo se concentra en corregir el alineamiento de los ojos y restaurar la visión binocular (visión con los dos ojos). En algunos casos de estrabismo, unos anteojos pueden ser prescritos para ayudar a corregir el alineamiento de los ojos del niño. Otros tratamientos pueden requerir cirugía para corregir el desequilibrio de los músculos de los ojos o para extraer una catarata. El uso de un parche, o hacer borroso al ojo fuerte son técnicas usadas a menudo para mejorar la ambliopía.

¿Cómo se realiza una cirugía de estrabismo?

El globo ocular no se retira de su cavidad durante cualquier tipo de cirugía. El oftalmólogo hace una pequeña incisión en el tejido que recubre el ojo para llegar hasta los músculos del ojo.

Los músculos del ojo son despegados de la pared del ojo y reposicionados durante la cirugía, dependiendo de la dirección del giro del ojo. Puede ser necesario realizar una cirugía en uno o ambos ojos.

Es posible que se necesiten anteojos después de la cirugía. En algunos casos, más de una cirugía puede ser necesaria para corregir la alineación de los ojos.

Oftalmología Pediátrica

Actualmente, nuestra sociedad está ampliamente concienciada de la importancia de detectar las anomalías visuales de los niños a la edad más temprana posible. A pesar de ello, todavía existen ciertas alteraciones visuales que nos pasan desapercibidas.

El ojo del niño está en constante desarrollo hasta alcanzar su madurez antes de los 8 años. Un diagnóstico precoz de cualquier anomalía puede ofrecer una solución total y definitiva a la misma. Si bien es conocida la importancia de la prevención en todos los campos de la salud, la capacidad de actuación sobre los problemas oculares en este período, hacen que la prevención sea obligatoria para garantizar la salud visual de sus hijos.

¿En qué casos debo llevar a mi hijo a revisión ocular?

Puede resultar complicado descubrir que un niño no ve bien. Es indispensable detectar, lo antes posible, cualquier defecto o problema visual, tanto en la visión de cerca como de lejos.

Debido a que, a menudo, el niño no se queja de ver mal, es necesario observar determinados síntomas que pueden alertar de problemas visuales:

Ausencia de fijación y seguimiento de una luz, a partir de los 3 meses

Desvía un ojo, por poco que sea

Se acerca demasiado a los objetos que observa como la televisión.

Mueve los ojos de forma errática

Sufre dolores de cabeza después de un esfuerzo visual

Tiene los ojos rojos de forma frecuente

Cierra un ojo habitualmente

Se frota los ojos y parpadea con frecuencia

Inclina la cabeza hacia un lado

Entrecierra los ojos para mirar objetos lejanos

Cierra siempre el mismo ojo cuando le molesta el sol

Tiene diferencias de visión al tapar un ojo o el otro

Pupila blanquecina o grisácea

Recomendaciones

Se recomienda realizar estos diagnósticos durante el primer mes de vida de un bebé:

A los 7 meses: Diagnóstico del estrabismo.

A los 18 meses: Agudeza visual, defectos refractivos y ambliopía.

Cada 2 años hasta cumplir los 14: Revisión ocular, detección y corrección de la miopía familiar, hipermetropía y astigmatismo.

Neurooftalmología

¿Qué es la neurooftalmología?

Es la subespecialidad de la oftalmología encargada del estudio de las estructuras responsables de la transmisión al cerebro de la señal luminosa recogida y procesada por el globo ocular.

Para utilizar la vista es necesario no sólo que exista un sistema óptico capaz de recoger los estímulos visuales, sino también una red de conexiones neuronales que transmitan estos estímulos de forma correcta al cerebro, donde serán integrados dentro del sistema consciente dando lugar a la visión tal y como la entendemos.

Esta subespecialidad se encarga de las enfermedades que afectan a la vía óptica, es decir, de todo lo que se encarga de transmitir la señal luminosa desde la retina hasta el cerebro.

¿Qué enfermedades se pueden desarrollar?

En pacientes jóvenes, la patología más común es la esclerosis múltiple que a largo plazo afecte su óptica. En personas de edad media, la enfermedad más frecuente son los diferentes tumores de la hipófisis y los adenomas hipofisarios. Y en pacientes mayores son los tumores de crecimiento más lento, como los meningiomas, especialmente en el caso de mujeres, y otros tumores cerebrales, así como accidentes cerebrovasculares.

No olvides que la relación con otros médicos especialistas es fundamental ya que el espectro de enfermedades no afecta exclusivamente al ojo, es una especialidad en la que tenemos que estar muy en contacto con otros compañeros como neurólogos, neurocirujanos, endocrinos, entre otros.

Muchas veces, las alteraciones detectadas por el neurooftalmólogo conducen al diagnóstico de enfermedades sistémicas que precisan de un tratamiento específico para conservar tanto la salud visual como la general, siendo por ello de especial relevancia.

Abrir chat